JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

LEINIER, DESPEDIDA DE 2016 POR TODO LO ALTO

La mayoría de los mortales prefiere esperar el año nuevo en compañía de sus seres queridos, en su propia casa o en la de algún familiar, pero la elite del ajedrez mundial prefirió hacerlo donde se siente mejor.

La mayoría de los mortales prefiere esperar el año nuevo en compañía de sus seres queridos, en su propia casa o en la de algún familiar, pero la elite del ajedrez mundial prefirió hacerlo donde se siente mejor, frente a un tablero, para definir a los mejores en las modalidades rápidas.

Entre ellos había un cubano, Leinier Domínguez, quien lo hizo muy bien al concluir décimo en las partidas a 25 minutos y séptimo en la Blitz, concluida hace apenas unas horas, en un torneo que reunió a mas de 100 trebejistas en su apartado varonil.

Como la anterior ya fue comentada en estas páginas, nos referiremos ahora a la de juegos a cinco minutos, don dos de reposición por jugada.

La actuación del caribeño fue sobresaliente, pues en las 21 rondas disputadas logró nueve victorias, ocho empates y solamente cuatro derrotas.

Casualmente, los descalabros fueron de manera sucesiva, pues en las partidas cinco y seis sucumbió ante el ruso Daniil Dubov y el polaco Radoslaw Wojtaszek, y en la 16 y 17 contra el estadounidense Hikaru Nakamura y el georgiano Baadur Jobava, uno de los rivales más incómodos de su carrera.

Sin embargo, logró derrotar a otros de calidad como el francés Laurent Fressinet y el ucraniano Vladimir Onischuk, y hacer tablas con los jerarcas Magnus Carlsen, Sergey Karjakin, Vassily Ivanchuk, Shakhriyar Mamedyarov, Maxime Vachier-Lagrave, Alexander Grischuk y Alexander Morozevich.

Con nueve puntos y medio finalizaron también otros dos trebejistas, el sorprendente indio Vidit Santosh Gujrathi y el armenio Levon Aronian, pero ellos dos aventajaron al ídolo de Güines en el desempate.

De los cinco primeros, Leinier solamente no enfrentó al chino Yangyi Yu, ocupante de la quinta casilla, lo que habla a las claras de la alcurnia de sus oponentes en este evento celebrado en Doha, Qatar.

Para el nuestro fue un gran cierre de un año que recordará por mucho tiempo, pues le convirtió en apenas el segundo cubano en obtener una medalla en una Olimpiada del juego ciencia en defensa del primer tablero, aquella plata obtenida en Bakú, y vuelve a acercarse a la decena de vanguardia en el listado universal. Ojalá en el 2017 pueda colocarse en ese selecto grupo.

FUENTE

Go to top