EL AJEDREZ, EL ÚNICO DEPORTE QUE GENERA FUROR Y LE GANA A LA PANDEMIA POR EL CORONAVIRUS

En plena pandemia del COVID-19, el ajedrez se posiciona como el único deporte que se puede practicar mediante plataformas virtuales y, en estos días, el crecimiento fue espectacularmente increíble en el país. Dirigentes y jugadores analizan en Rugido Sagrado este auge sin precedentes que no presenta freno alguno.

 
Por: Alan Mineo

Inesperada y rápidamente, el mundo fue contaminado por una cepa del coronavirus en milésimas de segundos que imposibilitó a los mortales a continuar con la cotidianeidad. El deporte, aspecto fundamental para el bienestar general, se vio obligado a cerrar sus puertas casi en su totalidad, pero el ajedrez coartó ese cierre universal y sigue más vivo que nunca.

De hecho, en tiempos de cuarentena social, preventiva y obligatoria, los ajedrecistas no necesitan ningún tipo de adaptación para adentrarse a campeonatos diversos de forma online. Entre todos los exponentes del ajedrez ejecutaron realmente una bomba deportiva: millones de personas registraron sus nombres en plataformas virtuales para jugar torneos, tomar clases o, simplemente, seguir partidas de los mejores del mundo.

“En la Federación de Ajedrez Chubutense se ha duplicado la cantidad de jugadores, tanto personas grandes (de 60 a 70 años) como jóvenes, quienes están jugando en otras provincias. La gran ventaja es que no hemos perdido competitividad a nivel nacional. Deportivamente, la pandemia nos ayudó”, comenta Marcos Pirola, el presidente de la institución y jugador del Club Capablanca de la provincia sureña, que utiliza mayoritariamente la plataforma Lichess.org.

Uno de los portales preferidos por el público, Chess.com, anunció en las últimas horas que 8,5 millones de juegos diarios se almacenan en su base de datos. Alan Pichot, el ajedrecista Nº1 del país, muestra sus virtudes en dicho sitio: “Estoy más activo que nunca. En el día juego varios torneos y continúo con mi estudio. Además de jugar, comento partidas. Sin la pandemia, jugaría un 10% de lo que juego en internet  o, incluso, menos”. Sin embargo, el juego online no está repleto de rosas, y grandes preocupaciones inundan los tableros. El Gran Maestro se encarga de detallarlas: “Las trampas están a la orden del día cuando hay premios en efectivo. Son muy difíciles de controlarlas desde la computadora, y muchas personas las hacen. Entonces, uno se bajonea porque no sabe si le ganaron de verdad”.

La Federación Argentina (FADA) posee decenas de entidades afiliadas, que atraviesa el norte y el sur del país. Ajedrez Martelli, por ejemplo, fue noticia hace unas horas, puesto que organizó un encuentro internacional online juvenil por equipos que unió el municipio de Vicente López con la región de Lombardía (Italia), una de las zonas más afectadas por el coronavirus. Luciano Godoy es integrante de dicho establecimiento argentino y relata la actualidad en estos tiempos: “Esa actividad que tuvimos fue muy linda, y el resultado final fue la amistad; no importaron los numeros. La misma fue impulsada por la escuela municipal de ajedrez del distrito y participaron 8 jugadores por equipo. Todos los días tenemos actividades; seguimos con el mismo ritmo”.   

Sin embargo, en ciertos lugares del país, el aislamiento afectó considerablemente el andar ajedrecístico. “Habíamos empezado muy bien el año, tuvimos dos torneos válidos al ELO y la pandemia nos frenó todo”, expone Maximiliano Portero, presidente de la Federación Catamarqueña de Ajedrez e integrante de las comisiones de legales, y ética y reglamento de la FADA. Y añade: “Nos mantenemos en contacto con todas las familias y transmitimos toda la información posible acerca de los torneos online. Nuestros ajedrecistas no pierden el ritmo y usan Lichess.org”.

Mario Petrucci, presidente de la Federación Argentina de Ajedrez, lanzó el viernes los campeonatos argentinos online, que comenzarán a disputarse desde el 1 de Mayo, y comenta: "Utilizaremos la plataforma Chess.com con torneos a ritmos rápidos, los cuales otorgarán clasificaciones a las finales nacionales de este año. El principal objetivo es llegar a aquellos ajedrecistas activos que no participan de clubes o federaciones y sumarlos a la FADA para aumentar la base de jugadores federados en el país. El coronavirus nos permite potenciar muchas cualidades que tiene nuestro deporte, de hecho, ademas de jugar, seguimos manteniendo las clases para los chicos de alto rendimiento". 

En ese sentido, Facundo Pucill, titular del Club de Ajedrez de Tigre, se contenta en Rugido Sagrado: “Es una noticia muy interesante porque implica, por un lado, la posibilidad de que todos los jugadores puedan participar de forma oficial sin tener que viajar”. Por último, sobre su establecimiento, agrega: “Estamos acostumbrados al ajedrez digital. Miramos muchas partidas, entrenamos y damos clases por ahí, tanto para iniciales como para avanzados”.

FUENTE