JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

EN 2020 ARGENTINA, FIRME CANDIDATA A SER LA SEDE DONDE MAGNUS CARLSEN DEFENDERÁ SU TÍTULO MUNDIAL DE AJEDREZ

Magnus Carlsen es el rey del ajedrez. Lo saben sus rivales, que no lo pudieron vencer en las últimas 101 partidas que jugó a ritmo pensado. Lo saben los sponsors, atrapados por la figura de este cibergenio imparable sobre los tableros. Lo saben los aficionados, cautivados por su impronta en este “juego-ciencia” que atrapa multitudes online. ¿Por qué no soñar entonces con verlo defender por cuarta vez su título mundial en Buenos Aires? ¿Imposible? Para nada.

Argentina se postuló oficialmente para albergar en 2020 el match por el reinado del ajedrez y es una firme candidata ante la Federación Internacional (FIDE), porque su propuesta combina los requisitos pedidos por la entidad con la riquísima historia y tradición ajedrecísticas del país y una idea macro de rodear al match de una serie de torneos y actividades de primer nivel.

Del otro lado, el único país que también se postuló fue Emiratos Árabes Unidos, que obviamente cuenta con los petrodólares como avales. Aunque bien vale resaltar que la propuesta presentada el 31 de octubre pasado por Argentina garantizó una bolsa de 2.200.000 euros a repartirse entre Carlsen y su retador.

¿Quién desafiará al prodigio noruego? El ganador del Torneo de Candidatos, que apenas ocho jugadores disputarán entre marzo y abril y para el que ya están clasificados el estadounidense Fabiano Caruana (último retador), el chino Ding Liren y el azerí Teimour Radjabov (finalistas de la Copa del Mundo) y el chino Wang Hao, reciente vencedor del Gran Suizo de la FIDE, en la Isla de Man.

Argentina sacó la carta brava de su tradición ajedrecística como un valor primordial de su candidatura. Antecedentes le sobran. En 1927, fue sede del match en el que Alexander Alekhine destronó al cubano José Raúl Capablanca por 6 a 3. La mesa de aquel duelo está en el Club Argentino de Ajedrez, donde la vio en julio el ruso Arkady Dvorkovich, presidente de la FIDE, en su visita al país.

En Buenos Aires se llevaron a cabo las Olimpíadas de 1939 y 1978, y la final del Torneo de Candidatos de 1971, cuando Bobby Fischer derrotó 6,5-2,5 a Tigran Petrosian y se ganó el derecho de retar –y luego ganarle- al campeón Boris Spassky en 1972. Potrero de los Funes, en San Luis, fue sede el Mundial 2005, que consagró al búlgaro Veselin Topalov. Y los rusos Anatoli Karpov y Garry Kasparov visitaron el país en múltiples oportunidades.

Argentina se juega un condimento extraordinario en su candidatura: que el match de Carlsen sea la punta de un iceberg enorme con ajedrez por doquier.

Es que alrededor del duelo que tendrá su inauguración oficial el 31 de octubre de 2020, la propuesta local es que hasta el 22 de noviembre se desarrollen varias actividades culturales y deportivas de lujo en la sede donde se juegue. Hoy las alternativas son el Centro Cultural Kirchner, Tecnópolis y el Centro de Convenciones porteño.

A la FIDE se la pretende seducir con un escenario que difunda el ajedrez en el mundo vía streaming y que muestre que al mismo tiempo que juegan el campeón y el retador, lo harán por ejemplo 2.000 alumnos de escuelas de todas las provincias en unas simultáneas gigantes pensadas bajo el Obelisco.

Si la Federación Internacional opta en los próximos días por Argentina como sede del match por el título, el país estará durante tres semanas en el centro de la atención mundial por el ajedrez, ese juego tan fácil de cargar bajo un brazo como apasionante por donde se lo analice. Y todo gracias a un tablero y 32 piezas.

FUENTE

Go to top